Hay situaciones inesperadas que pueden hacer que nuestro vuelo se retrase y nos deje horas esperando en la incomodidad de un aeropuerto, pero trata de no desesperar, realiza diversas actividades que te permitan distraerte y evitar ver el reloj a cada momento.

 

Cosas que hacer mientras esperas en un aeropuerto

 

Lee

Siempre es bueno ir con un libro bajo el brazo y si te gustan los viajes hay muchas recomendaciones como las que suele hacer en su blog Francisco Moya de donde puedes sacar ideas. Pero si no tienes ningún libro contigo no te preocupes porque cada vez más aeropuertos cuentan con sitios donde puedes encontrar revistas o periódicos gratuitos.

Camina

A menos que sea como el de Santorini, la mayoría de los aeropuertos son grandes y tienen muchas tiendas. Aunque no soy consumista (mucho menos donde los precios están por las nubes) recorrer comercios puede ser un entretenimiento.

Yo uso una aplicación en el teléfono móvil que me cuenta los pasos y una vez que estoy en el avión miro cuánto caminé para sorprenderme lo largo que puede ser un aeropuerto. A veces caminas más allí que en todo tu viaje.

Reclama

Estás sentado viendo como pasan las horas, hay un retraso en el vuelo de más de 3 horas y todo el mundo parece estar cansado. Todos excepto ese señor que no hace más que ir al mostrador a pedir explicaciones y tratar mal a los empleados de la aerolínea.

Si volar con las lowcost es muy malo a veces imagínate trabajar con ellas, así que no seas esa persona y no te quejes con empleados o con los otros pasajeros.

Siéntate, enciende tu móvil y busca empresas que se encargan de reclamar el retraso del vuelo por ti con la compañía. No te quejas y haces que otro trabaje por ti. A mi me devolvieron dinero que creía que no iba a recuperar jamás.

Siéntate (en el suelo)

Ya te dijeron que el vuelo tiene un retraso de 2 horas (o las que sea) que hay viento, lluvia o tiene una manchita que no se va ni con lejía y el piloto así no sale.

Entonces ¿por qué sigues de pie?

No se irán a ningún lugar sin ti por lo cual puedes relajarte y buscar un sitio donde sentarte para tener una espera cómoda. Ya sé que no hay muchos asientos disponibles porque los otros 200 pasajeros tuvieron la misma idea. Usa el suelo.

Sentarte en el suelo no es muy higiénico que digamos pero si estás en forma puedes poner un papel de periódico y dejarte caer con calma. Te lo pasarás mejor.

Llama

Desde que en Europa no se aplican cargos por los llamados entre países es más fácil llamar por teléfono. A veces escribir nos resulta entretenido pero podrias buscar gente en tu agenda y llamarlos.

No. No hablo de que llames al teléfono del videoclub que aún guardas o de la vecina que te cuidaba el gato hace ocho años, sino que puedes llamar a tu madre, tu hermana o un amigo y contarlo lo divertido (véase mi cara de sarcasmo) que es estar en el aeropuerto.

 

Tómate algo

En Buenos Aires las personas entran en un café, piden un cortado y se pasan allí toda la mañana solucionando la economía del país, siendo seleccionadores de fútbol y haciendo bromas. Puedes imitarlos e ir a una cafetería, sentarte y tomártelo con calma porque si esperas, que al menos sea con un café o un té calentito.

No agobies

Es bueno hablar con las personas y crear relaciones sociales, pero esa señora que está frente a ti o la pareja que se va poniendo cada vez de peor genio tal vez quieran estar solos. Si te das cuenta que no te responden mucho, que miran para otro lado o que su pie izquierdo se mueve con ganas de salir a correr, déjalos en paz y no seas de los pesados que no se despega de los desconocidos.

 

 

Así que ya sabes, habla con desconocidos, lee un libro, camina, lo importante es distraerte y evitar pensar en las horas de esperas, más bien la emoción del nuevo destino al que irás.