Viajar trae muchos beneficios: Despierta la creatividad, ayuda la memoria, desestresa, divierte, enseña, abre tus círculos sociales, experimentas nuevas sensaciones, mejora la depresión, enamora, te abre la mente para otras formas de pensar, pero además, el comer lo que queramos es parte del encanto del viaje, pero engordar no. 

 

Viaja lo que quieras. Aprende estas maneras de evitar el aumento de peso en los viajes. cómo hacerlo antes, durante y después del viaje. ¡Inténtalo! 



¿Por qué ganas peso en los viajes?

  • Te sientes totalmente extraño, todo lo ves diferentes.
  • Tienes muchas cosas en que fijarte: que no te pierdas, que si estás ubicado, que tengas todo lo que necesites, que no te estés perdiendo de nada del viaje, de las fotos.
  • Por supuesto quieres probar las comidas del lugar.
  • Tu dieta es preparada en sitios diferentes y por personas diferentes, no son las porciones de las que estás acostumbrado (ni las comidas acostumbradas).
  • No sabes la ubicaciones de lugares con tu alimentación favorita, resultas comiendo en donde te queda más cerca y fácil lo cual es lo menos favorable o más alejado de tus hábitos alimenticios.



Para hacer antes del viaje

Planea desde antes de salir de casa

Planea los sitios para comer, la actividad física que vas a practicar durante el viaje. Entre más programes tus hábitos saludables más chance tienes de cumplirlos y de no caer en tentaciones.

Prepárate desde días o semanas antes del viaje

Es decir, come muy saludable, no te fijes en las calorías sino en la calidad, ejercítate, para que puedas comer un poco más cuando estés en el sitio destino.

(Pierde 1 – 2 libras de peso antes del viaje).

Programa tu mente

Prográmate para tener más interés en conocer los nuevos lugares, nuevas experiencias, en estar activo. Y poco interés por las nuevas comidas.

Compra paquetes hoteleros completos

Con las comidas, así no saldrás del hotel a comer más sino a vivir experiencias inolvidables.

Lleva ropa y zapatos cómodos para que te puedas mover.

 

Durante el viaje


* Empieza desde el aeropuerto, camina más, espera la hora de abordar parado, camina alrededor de la sala de espera, te sientas por periodos cortos.

* En el avión o bus párate, camina un poco.

* Siempre ten a la mano pasabocas saludables los cuales vas comiendo durante el día y te dan tiempo de buscar un sitio bueno para comer sin el acoso causado por el hambre.

* Camina al restaurante y hacia los sitios que quieres visitar, camina lo más que puedas. No solo conoces más el lugar sino que también gastas calorías y ejercitas tu corazón.

* Prueba todo lo que quieras, en caso de que sea una comida engordadora no tienes porqué comerte la porción entera, prueba solo un poco y deja el resto o compártelo, compra la porción más pequeña.

* Busca sitios en donde te ofrecen también opciones de variedades de verduras, ensaladas, platos saludables y frutas.

* Los alimentos dulces y repostería cómpralos para llevarlos de regreso a tu casa, allí los pruebas y los compartes con tus familiares, amigos, compañeros de trabajo. Así estás asegurándote de comer solo un poco de ellos.

* No comas descontroladamente en el viaje, no tengas el pensamiento de que nunca vas a volver a comer esos alimentos, porque los comerás más.

* Permanece muy activo

* En la búsqueda de actividades por hacer en el lugar que visitas escoge las actividades en las que tengas que moverte más:

– Excursiones por diferentes sitios de la ciudad

– Caminatas

– Visitar parques, lagos, playas, el campo

– Festivales y ferias

– Bailes

– Ir al zoológico, el museo.



* Evita las actividades que requieran solo estar sentado:

– Teatro

– Show de comedia y todo espectáculo parecido.

* Usa las escaleras en vez del ascensor

* Evita los banquetes, no es conveniente comer todo lo que quieras

* Utiliza el gimnasio, piscina del hotel para ejercitarte

* Toma mucha agua, café y té para hidratarte y tener más energía.

* Levántate media hora antes y ejercítate en las mañanas

 

Si es un viaje de negocios:

  • Sal a caminar y a conocer antes y después de los eventos diarios
  • Cada media hora párate, mira el evento en esa posición por un rato
  • A la hora de descansos y comidas no te sientes, camina
  • Lleva frutas y pasabocas saludables para que no comas mucho a la hora de la cena
  • Si vas a repetir una porción que sea la de la ensalada, verduras o frutas
  • Come la mitad del postre, o mejor aún, ningún postre.



Después del viaje

Si estabas visitando a tu madre quien como siempre quiere complacerte con tus comidas favoritas y fue imposible decirle que no, comiste como un perdido recién aparecido y no estuviste muy activo. Por ende, sabes que ganaste peso además de otras cosas en tu viaje. (a mi también me ha pasado). Te recomiendo lo siguiente:

 

  • Los tres días posteriores del regreso a casa aliméntate solo con sopas de verduras, sin grasa y un poco de proteína animal magra.
  • No comas ningún tipo de dulce, postres.
  • Toma un vaso diario de batido de frutas por esos días
  • Toma mucha agua
  • Duerme bien (al menos las 8 horas)
  • Toma infusiones de jengibre
  • Toma té verde
  • Después de esos 3 días te sentirás liviano nuevamente, habrás bajado al menos una libra y tus intestinos estarán con mejor ánimo después de tanto desorden alimenticio.



Los siguientes 4 días de esa semana come más variado pero igual de saludable, más frutas y verduras que otras cosas, come pescado, evita las comidas rápidas, evade comer por fuera, no gaseosas.

Para mayor efectividad en perder el peso que ganaste en el viaje, ejercítate lo más que puedas esa primer semana, preferiblemente a diario.

 

¿Qué actividad física es más efectiva después del viaje?

  • Ir al gimnasio
  • Caminar rápido al menos media hora diaria
  • Trotar, correr
  • Brincar la cuerda
  • Natación
  • Cualquier actividad física sirve, muévete.

 

Anímate a intentar comer de forma saludable durante tu viaje, para que no ganes peso, si no más bien recuerdos inolvidables.