Al final de cualquier calle hay casi siempre una montaña y niebla porque este pueblo se eleva en medio del estado acompañado de pinos y encinos. Alrededor de este Pueblo Mágico se despliegan comunidades Tzotziles y Tzeltales que trabajan el barro, cultivan flores y confeccionan intrincados textiles.

Conoce el mágico San Cristóbal de las Casas

 


 

San Cristóbal de las Casas es una ciudad llena de color y calidez, descubrir sus recintos coloniales, patrimonio de la humanidad, hacen que este destino sea único, pues conjuga originalidad en sus productos. Su ubicación permite que disfrutes del amplio abanico de actividades que puedes realizar en la zona.

 

San Cristóbal de Las Casas es una de las Ciudades más románticas del mundo, reconocida como Pueblo Mágico. Ciudad cuya riqueza radica en su diversidad étnica y tradición colonial, que muestra sus tesoros arquitectónicos en diversas edificaciones de los siglos XVI, XVII y XVIII.

 

Podrás adquirir artesanías espléndidas en jade y ámbar mientras escuchas a los lugareños hablar en lenguas autóctonas. Sus construcciones son ejemplos del barroco, plateresco y neoclásico, como la Catedral de san Cristóbal o el Ex Convento de santo Domingo de Guzmán. Sus productos llenan de color los mercados, las plazas.

 

El ambiente relajado que se respira en San Cristóbal de las Casas es perfecto para encajonar el estrés y liberar los sentidos. Aquí se vuelven doblemente disfrutables las notas de un trovador o una banda de jazz dentro de un bar, las charlas de sobremesa en el restaurante, las caminatas entre calles rústicas, la contemplación de los atardeceres reflejados sobre los tejados de la ciudad y las noches frescas cobijadas por el calor de un café.

 

Hoy día la ciudad de San Cristóbal de Las Casas es una de las más bellas y originales de México y Centroamérica, por la evocadora imagen colonial que ha conservado en su centro histórico al paso de los siglos. Porque amén de ello, cuenta además con una tradicional vida cotidiana, con su mercado y su gente ahí llegan los tzeltales y los tzotziles con sus coloridas vestimentas, provenientes de distintas comunidades a vender o intercambiar sus productos.

 

San Cristóbal no sólo es mágico, es hechizante. Esto se debe en gran parte al misticismo de la cultura tzotzil, el pueblo maya originario de esta región, cuya presencia no sólo es física sino espiritual y eso se siente en la cotidianidad de la ciudad. Las calles de San Cristóbal están llenas de rumores en lengua tzotzil, en las iglesias abundan las manifestaciones de arte indígena y no hay plaza en la que no haya artesanos bordando incansablemente. Es fácil sentirse capturado por el ritmo de vida, la paciencia y el trato amable de la gente.

San Cristóbal tiene museos imperdibles para cualquier viajero interesado en la riquísima cultura de los Altos de Chiapas. Algunos ejemplos de esta riqueza están en el Centro de Textiles del Mundo Maya, en el Museo de Trajes Regionales y en el Museo Mesoamericano del Jade. Y si quieres conocer el patrimonio natural de la región es indispensable visitar el Museo del Cacao, el Museo del Ámbar y el Museo de Bichos e Insectos.

La ubicación de San Cristóbal lo convierte en un punto ideal para explorar algunas de las otras maravillas de Chiapas. En pocos días puedes explorar la enigmática iglesia indígena de San Juan Chamula, Chiapa de Corzo y el Cañón del Sumidero, pero también la zona arqueológica de Soctón y las grutas El Arcote y el Mamut.