La Huasteca Potosina es un lugar para la aventura. Si estás en busca de escenarios naturales y turismo ecológico, este puede ser el destino ideal para ti.

VIVE UNA DOBLE AVENTURA EN EL SÓTANO DE LAS GOLONDRINAS Y LA CASCADA DE TAMUL 

Te proponemos una aventura doble por dos de las atracciones naturales más impresionantes de la región: el Sótano de las Golondrinas y la Cascada de Tamul.

El Sótano de las Golondrinas es el equivalente natural de una gran catedral o mezquita. Un lugar cuya belleza y proporción te provocarán asombro en automático.

Sus dimensiones: 60 metros de diámetro, 512 de profundidad. Una especie de portal al centro de la Tierra.

Todos los días -excepto cuando está nublado o hace demasiado frío- las aves y mamíferos voladores que duermen en el interior de la caverna vertical salen disparadas al exterior con los primeros rayos del sol y regresan justo antes de que el astro desaparezca en el horizonte.

Curiosamente, no hay golondrinas, sino vencejos, loros, cotorros de cueva y hasta murciélagos. Los seres alados vuelan en grupos, haciendo círculos hasta elevarse a lo más alto y salir en busca de su comida. El espectáculo te dejará sin aliento.

La otra experiencia que tienes que vivir en este lugar es la de columpiarte por encima de la selva que cubre la Huasteca Potosina. ¡Celestial!

A solo 25 km al norte del Sótano de las Golondrinas se encuentra el escenario de la segunda parte de esta aventura: la majestuosa Cascada de Tamul.

Esta maravilla natural de México se encuentra en el paso del imponente Río Tampaón, por el cual tendrás que navegar para llegar ahí. Para experimentar el intenso color turquesa del río, es mejor hacer la excursión en temporada seca.

La travesía se hace a bordo de unas ligeras canoas de madera.

La corriente del Tampaón es gentil, al menos hasta un poco antes de llegar a la imponente caída de 105 metros de altura.

¡TODO UN SUEÑO CONVERTIDO EN REALIDAD!

😍